top of page

“SOFT SKILLS” EN LOS CONSEJEROS INDEPENDIENTES DE FAMILIA

Actualizado: 20 sept 2023

Socio a cargo de la práctica de Consultoría en Institucionalización de Empresas Familiares, Gobierno Corporativo, Administración de Riesgos, Auditoría Interna, Control Interno y Protección de Datos en la Firma Global Practice México.


Al ser auditores internos, estamos enfrentando retos constantemente, debido a los cambios por los que las empresas están pasando, en una inminente transformación digital que no solo es un tema de moda, si no que hoy se está convirtiendo en un factor de crecimiento exponencial; así como por el desarrollo de las habilidades blandas o “soft skills” que debemos tener, lo cual nos exige la evolución como auditores internos, para potenciar nuestra función y el valor que agregamos en la generación de información en la toma de decisiones de la Alta Dirección y el Comité de Auditoría.



Las “Soft skills” (SK) son todos los atributos o capacidades que le permiten a un Consejero apoyar a la Asamblea y/o Consejo de Familia, estas habilidades apuntan a la parte emocional, interpersonal y, en cierta manera, a comprender ciertos aspectos de las personas que no se observan a primera vista. En este conjunto de experiencias entran puntos como: resolución de problemas complejos; gestión efectiva del tiempo; empatía; gestión del cambio; manejo del estrés; liderazgo; comunicación efectiva y asertiva; entre otros. Ahora bien, si no contamos con este tipo de competencias, es necesario desarrollarlas; y, créanme cuando les digo que, si nos esforzamos todos, tenemos la habilidad para llevarlo a cabo. Es difícil, ya que son una combinación de habilidades sociales, de comunicación, aptitudes y acercamiento con los demás, pero no es imposible.


Una de las SK más valoradas es la de una comunicación eficiente, esta debe ser fluida pues la comprensión de acuerdos y éxito en el seguimiento a los mismos, depende, en gran medida, de cómo y con qué claridad se expresen las necesidades, ideas o expectativas; es decir, que todos comprendamos qué es lo que se desea y cómo se puede lograr, lo anterior es clave para la trascendencia familiar y empresarial.


La resiliencia también es un factor relevante, las SK ya conducen a la resistencia, superación y regulación emocional ante eventos que involucran un alto nivel de estrés. En general, la resiliencia hace referencia a la capacidad para soportar y reponerse tras algún proceso de mucha presión, o condiciones extremas, lo cual nos ayuda a tener la capacidad de aceptar las críticas, sin tomarlas personalmente o de manera negativa, y fomentando mejoras con base en los puntos débiles.


Trabajo y desarrollo en equipo o, mejor dicho, trabajo y desarrollo en familia. En el ambiente familiar lo que se debe buscar es tener un objetivo en común y el Consejero debe generar cohesión y rumbo para que las ideas o acuerdos busquen el bienestar de la mayoría, muy por encima del deseo de los individuos en lo particular. El Consejero necesita coordinar a la familia mediante el diseño de una estructura organizacional que favorezca la elaboración conjunta del trabajo y la solución conjunta de problemas.


Empatía, una palabra que se lee mucho, pero que poco se lleva en la práctica.


Para mí la empatía es una SK fundamental que todo ser humano debería tener como meta de vida, no solo como Consejero, ya que es la es la capacidad de situarse en la emoción que experimenta el otro u otra, sentir lo que él o ella siente, esto no significa pensar de la misma manera o inclusive estar de acuerdo con el otro u otra, lo que se busca es que comprendamos y respetemos su estado emocional y seamos capaces de ponernos en su lugar sin juzgar.


Entre las SK, una de las que se han vuelto imprescindible en un Consejero es la de inteligencia emocional. Dicha SK está muy a la par de la empatía, ya que considera y respeta que cada miembro familiar tiene una vida y una carga emocional de la cual no puede desconectarse del todo. Hay situaciones en que un familiar puede sentirse abatido por algo de su vida diaria, hasta el punto de que las consecuencias pueden afectar su desempeño. Un Consejero con un alto nivel de inteligencia emocional sabe reconocer cuando eso sucede y, debe poner en práctica su habilidad suave o blanda para ayudar a dicho individuo.


La pandemia, como tal, también ha fungido como un catalizador de SK en los Consejeros, el tener que haber pasado por este tipo de experiencias nos ha hecho potencializar temas como la autodeterminación y adaptación al cambio o flexibilidad total, las cuales son de aplicación general para empresas familiares u otro tipo de organización.


Como les decía al inicio, si bien las SK se pueden entender como un resultado de una combinación de habilidades sociales, de comunicación, de forma de ser, de acercamiento a los demás, entre otras, que hacen a una persona dada a relacionarse y comunicarse de manera efectiva con otros, estas se pueden desarrollar con tiempo y esfuerzo, es un proceso de enterramiento, como casi todo en la vida, personal y profesional. Obviamente la paciencia cuenta mucho, ya que no es de un día para otro, pero nuestra inversión en perfeccionar dichas habilidades dará sus frutos a la hora de enfrentar y manejar las distintas situaciones y relaciones en la empresa familiar.

7 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page