Importancia del Plan de Sucesión en la Empresa Familiar

Actualizado: ene 28

Muchos negocios y empresas familiares ven en el Plan de Sucesión la solución para asegurar la viabilidad, legitimidad y permanencia a través del tiempo.


En México, el 90% de las empresas son de naturaleza familiar.

¿Qué significa esto? Orgullo, conexión, ventajas estratégicas y estabilidad financiera para una familia completa, incluso hasta llegar a miembros lejanos. Las ventajas de la empresa son muchas, ¿pero cómo proteger este valioso bien que ha sido tan difícil construir, mantener y hacer crecer?

Muchos negocios y empresas familiares ven en el Plan de Sucesión la solución para asegurar la viabilidad, legitimidad y permanencia a través del tiempo. A través del ejercicio de las Mejores Prácticas Corporativas, el alcance del Plan de Sucesión se potencializa, garantizando su eficiencia una vez que una figura fundadora ya no se encuentre presente en las operaciones de la empresa.

Un Plan de Sucesión consiste, en esencia, de un documento estratégico en el que se formalizan las acciones posteriores al retiro del patriarca de la empresa, con la finalidad de hacer que la empresa perdure bajo la administración y directrices de los miembros de la familia elegidos para tal encomienda. Son reglas y estatutos que fomentan la claridad y el entendimiento de la familia y el negocio, sin diluir su esencia ni corromper los vínculos que se generan en cada elemento de este binomio.

El Plan de Sucesión Familiar suele conformarse por una Historia Familiar, Filosofía y Valores, Misión y Objetivos, Escudo Familiar, Decálogo de Familia, Códigos de Ética, Estrategia de Resolución de Conflictos, un Plan de Desarrollo de Sucesores y condiciones de incorporación al trabajo, entre muchos otros elementos que garantizan una transición generacional clara, sistematizada y sin conflictos.

No obstante, muchos empresarios aún ven el Plan de Sucesión como un hecho consolidado, una especie de “herencia” material para hijos, nietos y bisnietos. Pero la realidad es otra: en GPI afirmamos que la sucesión y su debida planificación es un proceso crítico de la empresa, que como el resto de procesos fundacionales de la organización debe iniciar cuanto antes, ya que implica decisiones trascendentales que necesitan planificación muy meticulosa, en función de una transición exitosa hacia la permanencia generacional, así como la conservación de los lazos familiares.

Sin un Plan de Sucesión sólido y previsional, la empresa familiar puede correr el riesgo de disolverse o debilitarse debido a conflictos o desacuerdos sobre el rumbo de la empresa, tensiones entre miembros sucesores, distribución desigual o desproporcionada de los activos y la propiedad del negocio, informalidad operativa, falta de claridad sobre los objetivos de la empresa y, en el peor de los casos, ausencia de compromiso o sentido de responsabilidad respecto al éxito del negocio familiar.

Por ello, el primer paso para garantizar un Plan de Sucesión eficiente es contar con una organización estable, consolidada y con claridad sobre el papel de cada miembro que la conforma. Para que sea así, la organización debe pasar por un proceso de Institucionalización que contemple las particularidades de cada familia y del giro económico en que la empresa familiar se desenvuelve. Además de pasar por un proceso de Institucionalización, la empresa familiar debe tomar además en cuenta los siguientes aspectos:

✦ Perfil de liderazgo de los posibles sucesores de la organización.

✦ Sus objetivos a largo plazo y de permanencia.

✦ Información detallada y actualizada del estatus financiero de la organización.

✦ La tendencia a conflictos o inconformidades al interior de la familia.


El Plan de Sucesión es uno de los planes de negocios más complejos, pues pese a ser  utilizado en muy pocas ocasiones puede cambiar el rumbo de la organización para siempre. Dada esta importancia, en GPI tenemos extensa experiencia resolviendo los problemas y necesidades particulares de decenas de empresas familiares que hoy en día cuentan con gran  liderazgo en su área, consolidando un futuro próspero, tanto para la empresa como la familia que la dirige.


Sin un Plan de Sucesión sólido y previsional, la empresa familiar puede correr el riesgo de disolverse o debilitarse

#EmpresasFamiliares #Sucesión #Institucionalización

© 2020 para Global Practice international. Creado por SoulSay Creative Studio